Bangkok pierde sus clásicos turísticos

, ,

El mercado de las flores de Pak Khlong Taladlos y los puestos callejeros de la conocida calle soi 38 cierran principios de año. Este artículo fue previamente publicado en El Viajero

Se pierden los clásicos turísticos de Bangkok - Un monje budista a principios de 2015 en el ahora desaparecido mercado de los amuletos, en Bangkok.

Un monje budista a principios de 2015 en el ahora desaparecido mercado de los amuletos, en Bangkok.LI MANGMANG

Se pierden los clásicos turísticos de Bangkok

El famoso mercado de amuletos que aparecía en casi todas las guías de viajes de Tailandia como una de las visitas imprescindibles en Bangkok, dejó de existir a principios de diciembre como parte de una campaña del Ayuntamiento que, según el consistorio, pretende “reclamar el espacio público” y “reorganizar la capital”. Después de Año Nuevo, el mercado de las flores, los puestos callejeros de la conocida calle soi 38 y los tenderetes de la popular zona de mochileros de Khao San Road serán los siguientes en convertirse en leyenda. Según las autoridades, la medida no solo ayudará a ordenar la ciudad, sino que “mejorará la circulación” porque las aceras ahora serán utilizables por los peatones que ya no tendrán que caminar por la carretera.

El mercado de los amuletos, que contaba con más de un centenar de puestos, era una atracción bien conocida en la ciudad y, según los creyentes, el lugar idóneo para comprar cualquiera de esas reliquias que ayudan a atraer la buena suerte o la cura para los problemas personales más oscuros, entre una amplia gama de precios.

El problema era su ubicación, cerca del Gran Palacio, una de las zonas más transitadas de Bangkok, lo que motivaba muchas quejas sobre el tránsito en la zona. El Ayuntamiento comunicó a los vendedores la obligación de trasladarse, sugiriéndoles otros lugares para sus puestos más distantes, como la carretera Rama II o el mercado Bang Bua Thong, a más de una hora en coche en las afueras de Bangkok.

El siguiente objetivo del Consistorio serán las calles de Pak Khlong Talad, otro lugar de importancia cultural gracias a los puestos de venta de flores frescas y que lleva operando más de 40 años: está a 10 minutos de área del Gran Palacio. Así que todo parece indicar que otros 500 puestos callejeros desaparecerán de las aceras cercanas al área de Khao San Road; la mitad de ellos cerrarán por ser ilegales, mientras que a aquellos que son legales dejarán que expiren sus contratos.

A partir de febrero, los puestos de comida callejera del soi 38 también pasarán a ser historia para dar paso a un gran proyecto de condominio. Los representantes del Ayuntamiento se presentaron recientemente en la zona con la policía para decir a los vendedores ambulantes ya no podían operar en la acera, donde acostumbraban a estar estacionados a ambos lados con carros y camiones ofreciendo comida desde hace cuatro décadas. Esta ya mítica calle de Bangkok se había convertido en uno de los lugares más conocidos de la ciudad para degustar auténtica comida tailandesa, tanto por residentes como por los visitantes extranjeros.

Otro de los clásicos que perdió la ciudad el año pasado fue el legendario estadio de Lumpini, que abrió sus puertas en 1956, antes de la invasión de los rascacielos que ahora se elevan por encima de la ciudad. El recinto estaba situado en una ubicación de primera dentro del distrito de negocios y el contrato no fue renovado por la Oficina de Propiedad de la Corona, uno de los mayores propietarios de la ciudad y fondo que apoya a la monarquía tailandesa, que tiene previsto construir más condominios. El estadio se ha trasladado a un nuevo lugar, también en la periferia de Bangkok.