Cinco pueblos para enamorarte de Mallorca (Condé Nast Traveler)

, ,

Pueblos de Mallorca: La isla se ha ganado cierta fama como un lugar de fiesta y excesos, pero quien bien la conoce, sabe que los mallorquines son una población que responde a una manera de vivir calmada, sencilla y sofisticada

Escribí este artículo para Condé Nast Traveler.

Deià

Foto: Getty Images

Pueblos de Mallorca

Deià

Deià es un claro ejemplo de ello: un pueblo costero rodeado de montaña, con aires de Toscana, donde la gente camina despacio como si contara sus propios pasos.

Si llegamos a Deià desde Valldemossa, antes de entrar en el pueblo hay que hacer una parada en un punto de la carretera, donde podremos relajarnos con una bebida y las vistas de Na Foradada, una roca con un característico agujero al cual debe su nombre.

Una vez en el pueblo, vale la pena recorrer sus empinadas calles de piedra, sin olvidar la Iglesia Parroquial de Sant Joan del siglo XVI y, detrás de ella, el precioso Cementerio Municipal del siglo XVII.

Imperdible es visitar la casa de Robert Graves. Este conocido escritor sucumbió a los encantos de este pueblo y estableció su morada en este lugar desde 1929 hasta su muerte.

Dónde alojarse en Deià

La Residencia

Dónde alojarse en Deià

Otro de los lugares más emblemáticos del pueblo es el hotel Belmond La Residencia, creado por Richard Branson. El empresario compró esta propiedad en 1987 y la mimó hasta que tuvo que venderla en 2002. Ahora es un cliente fiel y continúa visitando el hotel con sus amigos casi todos los años.

Este lugar reúne gente de toda Europa y conoce el lujo sin ser pretencioso, como si estuviera completamente integrado en el conjunto de Deià. El arte abunda en cada rincón, con obras de artistas locales y una de las más grandes colecciones de Joan Miró en las salas comunes, artista que vivió durante décadas en la isla.

Durante el verano, se ameniza el brillante atardecer de su terraza con conciertos de piano en directo en compañía de un cóctel y unas vistas estupendas a la montaña. Posteriormente, la cena se sirve en El Olivo, un viaje gastronómico por la cocina de la isla preparado con mucho mimo.

Dónde comer en Deià

Ca’s Patró March

Dónde comer en Deià

Para los visitantes de Deià, el fin de fiesta les espera en Cafè Sa Fonda, un café, bar y zona de conciertos conocido por su bohemia terraza.

Inaugurado en 1988, se convirtió rápidamente en uno de los lugares donde se reúnen habitantes y visitantes para disfrutar de la buena música. Todavía hoy sigue atrayendo nombres conocidos de la industria musical. Personajes tan conocidos como Kate Moss, Michael Douglas, Susan Sarandon y Tim Robbins, han pasado por su terraza para disfrutar del ambiente.

En Deià se encuentra también uno de los restaurantes más refrescantes de la isla para salir a comer: Ca’s Patró March. Situado sobre un acantilado en la pequeña cala de rocas de Cala Deià, es conocido por su ubicación privilegiada y refrescante. Un buen lugar donde comer pescados y mariscos con buenas vistas al mar.

Es necesario reservar con antelación, porque en verano es difícil conseguir una mesa. Sobre todo desde que fue escenario de uno de los anuncios de Estrella Damm y se rodaron algunas de las escenas de la miniserie El Infiltrado.

Port de Sóller

Photo by Tanja Cotoaga on Unsplash

Port de Sóller

El pueblo vecino es el Port de Sóller, una zona de vacaciones con mucho carácter y conocido por su pintoresco tranvía de madera que realiza su travesía junto a la playa. En funcionamiento desde 1921, recuerda al de San Francisco por su color rojo.

Gracias a su ubicación, y de haber sido utilizado como base para entrenar a las tropas militares españolas, este puerto ha sido protegido del exceso de turismo.

Hace unos años llegar hasta aquí desde la capital, Palma, era un quebradero de cabeza: había que subir la montaña y volverla a bajar durante un trayecto corto de muchas curvas. Había un dicho que decía a las personas que no iban bien peinadas: ¡Te has hecho la raya de pelo con más curvas que la carretera de Sóller! El acceso ahora es muy ágil gracias a la construcción de un túnel.

El Port de Sóller es ideal para sentarnos en sus terrazas contemplando las embarcaciones de pescadores de la bahía y el paisaje que lo envuelve.

Dónde comer en Sóller

Restaurant Es Canyís

Dónde comer en Sóller

Pecado es no probar en uno de sus establecimientos la naranja canoneta de Sóller, la variedad autóctona más conocida por la calidad y abundancia de su zumo, registrada como marca comercial por la empresa Fet a Sóller. La marca produce también un helado artesanal de sello conocido por los residentes: Sa Fàbrica de Gelats.

Las gambas de Sóller también son uno de los manjares de la gastronomía mallorquina que recogen diariamente los pescadores del pueblo y preparan deliciosamente en el Restaurant Es Canyís, situado a pie de playa y regentado por la cuarta generación de la familia.

Las gambas las preparan de muchas maneras. Por ejemplo, en forma de carpaccio con vinagreta de frutas frescas o a la plancha. Quien lo prefiera, puede disfrutar de sus pescados, arroces y carnes.

Dónde alojarse en Sóller

Bikini Island & Mountain Hotel

Dónde alojarse en Sóller

Entre los clásicos del pueblo se encuentra también el Hotel Espléndido, un hotel de los años 50 perfectamente restaurado y ubicado frente a la playa.

Alojamientos hay muchos más y de varios estilos: Bikini Island & Mountain Hotel, de glamour bohemio, y Es Port, una antigua mansión del siglo XVII donde antiguamente se producían naranjas y limones.

Este puerto es ideal para el paddle surf, snorkel y punto de partida para salir de excursión en barco. Se pueden alquilar en las empresas del puerto, como Nàutic Sóller o Maksy Boats.

Una ruta conocida es llegar hasta Sa Calobra bordeando la costa de la Tramontana. Una buena oportunidad para conocer sus cuevas y torres defensivas.

Colònia de Sant Jordi

Photo by Flo Dahm on Unsplash

Colònia de Sant Jordi

A los mallorquines también les gusta la tranquilidad y evitan realizar largas distancias, con lo cual uno de los lugares elegidos para pasar su verano es la Colònia de Sant Jordi, localidad perteneciente al municipio de Ses Salines.

El motivo es que se encuentran aquí las mejores playas de la isla, como Es Trenc, Es Caragol y Es Carbó. Con menos de una hora de navegación, se puede llegar hasta la deshabitada isla de Cabrera.

A muchos visitantes les llama la atención que los mallorquines veraneen a pocos kilómetros de su casa para resguardarse del calor.

Antiguamente era difícil moverse por la isla y las distancias todavía hoy son diferentes para los residentes que están acostumbrados a hacer pocos kilómetros al día, incluso para ir al trabajo. En la casa de veraneo forjan relaciones y amistades con las que se encuentran año tras año.

Dónde comer en la Colònia de Sant Jordi

Cassai Beach

Dónde comer en la Colònia de Sant Jordi

“La Colònia”, como le llaman los residentes, y Ses Salines, a pocos minutos en coche, tienen una muy buena oferta de restaurantes y hoteles, muy frecuentados por gente local.

Entre los más conocidos se encuentran los establecimientos de la compañía Cassai, propiedad de una familia de mallorquines enamorada del diseño de interiores.

Ellos son propietarios de dos hoteles y dos restaurantes de referencia y estilo muy personal: la Finca Hotel Rural Es Turó, Villa Station, Cassai Grand Café & Restaurant y Cassai Beach House.

Dónde dormir en la Colònia de Sant Jordi

Finca Hotel Rural es Turó

Dónde dormir en la Colònia de Sant Jordi

Con un jardín de flores, cactus y camas balinesas en la terraza del bar-restaurant, la Finca Hotel Rural es Turó es un auténtico sueño mediterráneo. Espectacular también es su piscina con vistas al campo, desde donde disfrutar de una romántica puesta de sol y la relajación más absoluta.

Los atardeceres también son extraordinarios en su Cassai Beach House, un restaurante a pie de playa, de madera blanca y aires marineros. En su extensa carta encontramos una amplia variedad de tapas, arroces, carnes y pescado, para disfrutar de un día inolvidable de verano.

Mención especial también merecen 5 Illes Beach & Sunset, con una amplia terraza enclavada en la hermosa playa de Es Trenc. Y el rooftop del Hotel Honucai, desde donde se disfruta algunos días de música en directo frente al mar.

Port d'Andratx

Getty Images

Port d’Andratx

Por otro lado, el Port d’Andratx es un enclave donde dejarse ver. Un lugar que acoge numerosos yates de lujo y por el que se mueven coches deportivos levantando la atención de los veraneantes que se encuentran en las terrazas.

Entre las caras conocidas que tienen casa en Port d’Andratx se encuentra Brad Pitt, y anteriormente, Claudia Schiffer, que como buena alemana pasaba el verano en esta zona con su familia, cosa que contribuyó a hacer este enclave conocido internacionalmente.

Dónde comer en Port d'Andratx

Tim’s

Dónde comer en Port d’Andratx

La modelo compró su propia casa que vendió en 2015. En su día, no era difícil encontrarla tomando algo en el bar-restaurante Tim’s del Paseo Marítimo, un lugar popular por la música en directo desde la balconada hacia la calle, en compañía de un cóctel y unas tapas. Los luminosos atardeceres de su terraza son tan conocidos que es difícil encontrar una mesa libre a esa hora durante el verano.

Dónde dormir en Port d'Andratx

Beach Club Gran Folies

Dónde dormir en Port d’Andratx

El Port también alberga numerosas calas de aguas transparentes, como la conocida Cala Llamp, donde se encuentra el Beach Club Gran Folies. Fue el primero de estas características que se abrió en la isla en 1964, cuando no era habitual que un restaurante tuviera una piscina y acceso al mar.

La isla y reserva natural de Sa Dragonera, que no está habitada, se encuentra cerca del Port d’Andratx y es una excursión muy singular, incluidos chapuzones en el mar.

Port de Pollença

Unleashed Agency on Unsplash

Port de Pollença

En el norte de la isla, el Port de Pollença respira un aire más tranquilo: playas poco bulliciosas y restaurantes de aire más familiar.

El Port de Pollença se ha hecho muy popular para practicar deportes acuáticos. Es una de las mejores zonas de la isla donde navegar en barco, hacer paddle surf y practicar kitesurf en su bahía, donde despierta el viento los mediodías. Frente a la playa, en Pura Vida podemos tomar clases o alquilar lo que necesitamos para practicarlo.

Dónde comer en Port de Pollença

Cappuccino Grand Café

Dónde comer en Port de Pollença

Está construido a lo largo de la costa, con un Paseo Marítimo delante de la playa, donde se encuentran la mayoría de bares, cafeterías y restaurantes. Algunos de ellos presentan una terraza rodeada de agua por los dos costados, como es el caso del Cappuccino Grand Café, reconocible por la tapicería de rayas blancas y rojas.

La zona del Port de Pollença es ideal para hacer algunas compras. La mayoría de tiendas de moda están agrupadas a lo largo del Puerto y presentan artículos originales.

Imperdible también es visitar la tienda de decoración Teixits Vicens, donde encontraremos todo tipo de artículos utilizando telas de lenguas mallorquinas. Y para algo un poco más tradicional, podemos ir al mercado que se celebra todos los miércoles entre las 8 y la 13:30h justo al lado de la iglesia de la Virgen del Carmen.

Dónde dormir en Port de Pollença

Hotel Formentor

Dónde dormir en Port de Pollença

Si preferimos disfrutar de una playa paradisiaca, podemos desplazarnos hasta la península de Formentor, donde se encuentra una playa larga, bañada de aguas de color turquesa y rodeada de pinos.

Este lugar se ha hecho especialmente conocido por el Hotel Formentor, abierto desde hace 90 años. Conocido como el hotel de las estrellas, se han alojado en sus estancias Elizabeth Taylor, Audrey Hepburn, Winston Churchill y Charlie Chaplin. También pasaron aquí su viaje de novios Grace Kelly y Raniero de Mónaco, así como Paola y Alberto de Bélgica.

Algunos viajeros también llegan hasta Formentor para admirar las asombrosas vistas desde el Mirador D’es Colomer y el Faro de Formentor, un punto emblemático y el más septentrional de la isla, a la que se accede a través de una sinuosa carretera. Una actividad perfecta para cerrar el viaje con unas vistas difíciles de olvidar.