No está todo perdido para salvar el Taj Mahal

, ,

El deterioro del Taj Mahal es más que evidente. El Gobierno indio se ha puesto manos a la obra para intentar frenar sus daños después de que el Tribunal Supremo le diera un ultimátum

Publiqué este texto previamente en Condé Nast Traveler España

El deterioro del Taj Mahal

El deterioro del Taj Mahal

El Taj Mahal, un monumento al amor © Getty Images

El Taj Mahal fue construido hace 360 años por el emperador mogol Shah Jahan como mausoleo para su esposa favorita en la ciudad de Agra. Probablemente, si él continuara vivo, se llevaría las manos a la cabeza al ver el estado de su creación. Su obra no soporta bien el paso del tiempo: se ha amarilleado y manchado de mugre. El Tribunal Supremo del país, condenando el letargo en los esfuerzos de reconstrucción, en julio dio un ultimátum al Gobierno“cerrar el Taj Mahal, demolerlo o restaurarlo”.

Los expertos llevan años señalando algunos de los motivos de su deterioro, como la humedad, la contaminación o la existencia de un crematorio cercano. Otra fuente de preocupación es su ubicación cerca del río Yamuna, uno de los afluentes más contaminados del mundo, donde proliferan numerosos insectos que están afectando con sus excrementos la fachada. Las heces se pueden limpiar, pero el problema es que el mármol al frotarse puede perder su brillo.

Las masas de turistas que visitan el Taj Mahal también están contribuyendo al desgaste de su estructura. La obra fue nombrada en 2007 como una de las siete maravillas del mundo moderno y es uno de los lugares más visitados del planeta. Incluso, como medida desesperada, las autoridades decidieron a principio de este reducir a tres horas el tiempo de visita, porque como reconoció el ministro de cultura, su intención inicial de limitar la cifra de turistas es inviable.

El deterioro del Taj Mahal. El turismo masivo, uno de los factores de riesgo para el Taj Mahal © Getty Images

El turismo masivo, uno de los factores de riesgo para el Taj Mahal © Getty Images

El Taj Mahal fue construido con mármol fino y blanco traído desde otras zonas del país. La edificación del complejo, incluidos los jardines y las paredes de piedra arenisca, se llevó a cabo entre 1631 y 1654. Se dice que esta imponente obra necesitó el esfuerzo de unos 20.000 obreros.

La Corte Suprema india dio la restauración del Taj Mahal como un asunto perdido y tomando en cuenta las denuncias sobre su mal estado, antes de dar un ultimátum, escribió al Gobierno sugiriendo convocar a expertos extranjeros para colabrar en su preservación. El color del mármol tendía en una primera fase al amarillo, pero algunas fotografías presentadas al tribunal indio, muestran que parece dirigirse hacia el verde y negro.

Unos días después de conocerse la decisión del tribunal, el Gobierno se puso manos a la obra y ha comenzado a trazar algunos planes para tratar de salvarlo. El ministerio de transportes, por ejemplo, ha anunciado que Agra se convertirá en una ciudad que solo depende de los biocombustibles. El Gobierno además ha comunicado 36 proyectos por valor de miles de milones de rupias y una fecha límite en diciembre para abordar el problema de la contaminación.

Frenar su envejecimiento es posible, pero necesita de un largo y laborioso trabajo. Como explica el diario Asian Correspondent, unos 50 años después de la finalización del Taj Mahal, fue construida la catedral de San Pablo en Londres, una estructura de piedra clara que ha sufrido muchos de sus mismos problemas.

El deterioro del Taj Mahal

Dicen que cuando murió Shah Jahan, estaba mirando el Taj Mahal © Getty Images

Con el objetivo de recuperar la catedral, según explica el diario, un grupo de geógrafos universitarios monitorizaron la situación durante casi 40 años para comprender el grado de meteorización. La tasa de desgaste de San Pablo parece haberse reducido a la mitad con la caída del dióxido de azufre en la atmósfera, aunque todavía preocupa la microflora que crece en sus superficies de piedra.

El Taj Mahal fue construido por amor. Cuenta la leyenda que Shah Jahan se enamoró perdidamente de la princesa Mumtaz Mahal cuando ella se encontraba en un bazar preguntando por el precio de un collar de diamantes. Shah Jahan, encandilado por su belleza, se ofreció a regalárselo despertando la atención de la joven, de tan solo 15 años de edad. La ley musulmana de entonces permitía a los hombres casarse con varias mujeres y los jóvenes, que no se habían vuelto a ver desde entonces, se casaron unos años más tarde.

Cuentan que Shah Jahan continuó enamorado de su esposa y cuando se encontraba en su lecho de muerte, a los 74 años, pidió que se le colocara un espejo para ver su tumba. Cuando murió Shah Jahan, estaba mirando al mausoleo.

En 1830 el Taj Mahal amenazó con desaparecer. Dicen que el gobierno inglés quiso demolerlo para subastar su mármol en Londres y sacarse así de encima sus deudas. Afortunadamente, esto nunca sucedió. Que no suceda ahora.